La integración escolar: Una búsqueda y las lecciones que he aprendido

July 6th, 2010

Por Lisa Ackerman

Abril 2005

La inclusión o la integración escolar es el proceso de poner a un individuo que tiene necesidades especiales e incluirlo en un ambiente de educación corriente con individuos de desarrollo típico. Este es un tema muy delicado, difícil y extremadamente complicado. Esta es una declaración especialmente cierta para niños con autismo y con otros problemas de desarrollo y del comportamiento. Mi meta es la de darle un punto de vista de integración escolar que padres y profesionales puedan utilizar – una para perspectiva de un padre que ha pasado por esta experiencia.

Es importante anotar que mis creencias para estos niños no son necesariamente aplicables para todos los que lean este artículo. En muchas situaciones, yo creo que la mayoría de los niños – de desarrollo típico o contrario- deben ser completamente integrados (inclusion) o parcialmente (mainstreaming) en algún punto de su experiencia escolar. El proceso de integración debe incorporar muchos pasos en la planeación, preparación y apoyo de la experiencia del salón escolar. Yo no soy una creyente en “tirar al niño en la parte más honda de la piscina” de la integración escolar sin estas consideraciones. El preparar al niño apropiadamente y el tener un gran personal de apoyo es crucial para el triunfo. El tener un plan, un Plan de Educación Individual (IEP) que está funcionando, y evaluaciones independientes detalladas son los primeros pasos para el proceso de la integración escolar.

La programación de la inclusión escolar no es solo para el beneficio  del niño con necesidades especiales sino ayuda a todos los niños y adultos en el salón. Con el abrumador aumento del autismo en las dos últimas décadas y sin ningún fin a la vista para niños recientemente diagnosticados, todos nosotros nos vamos a encontrar gente “en el espectro” durante nuestra vida. La interacción con niños, adolescentes y adultos va ser parte de nuestra vida corriente o en un futuro muy próximo – es la realidad que nos vamos a encontrar debido a la cantidad de números de individuos afectados. El familiarizarse con individuos de necesidades especiales temprano en nuestras vidas puede hacer una gran diferencia para el futuro de todos en todo tipo de comunidad especialmente en el sector escolar.

Primero, es importante el definir la integración escolar y la parcial. La integración escolar es cuando un niño con un Plan de Educación Individual (IEP)  es colocado en un “ambiente de educación típica con niños típicos” para algún o todo su día educacional. La integración parcial es cuando un niño con un Plan de Educación Individual (IEP) es colocado en un “ambiente de educación típica con niños típicos” en una porción designada de su día en la escuela como arte, educación física, música, etc.

Segundo, los apoyos apropiados en el salón escolar son importantes para que los programas de integración escolar sean exitosos. Los apoyos pueden incluir lo siguiente:

- Asistente de instrucción para apoyar a el niño parcialmente o durante todo su día

- Apoyos visuales para el currículo, actividades, horarios y otras áreas claves

- Entrenamiento antes del currículo o plan de estudio y ayuda con las asignaciones

Las perspectivas para la integración escolar dependen de los “cuatro puntos grandes” para su ejecución apropiada y para manejar las necesidades únicas del niño. Estas cuatro áreas trazan el esquema para revisar y comprender  la dirección en un plan antes de la colocar al niño en cualquier salón de clases. Estas cuatro áreas incluyen:

1. EVALUACION: Una evaluación completa del niño para ver cuáles son las discapacidades y fortalezas (incluyendo el deseo de ser más social, la habilidad de aprender de sus compañeros, comportamientos y discapacidades únicas para este niño). Las evaluaciones para los niños en el espectro deben incluir el nivel de comportamiento, lenguaje, académico y psicológico. Estos informes, conclusiones y recomendaciones deben ser revisados en el proceso del IEP y proveídos a la maestra, asistentes y cualquier personal que se encuentre asistiendo en el salón.


2. AMBIENTE: El salón y el ambiente de juegos debe ser estudiado y revisado teniendo en cuenta las necesidades individuales del niño. Las preguntas en las áreas que se deben revisar son:

- ¿Cuántas distracciones hay en el salón?

- ¿Es un salón de clase contenido (por ejemplo, un rectángulo) o tiene pasillos cerca, divisiones que se abren, o acceso fácil a salidas?

- ¿Cuán ocupado es el salón? (Por ejemplo, ¿Hay muchas interrupciones?)

- ¿Cuántos niños hay en el salón? (por ejemplo, ¿Está el salón lleno, a capacidad? ¿Pondrán más niños en este salón?)

- ¿Donde se encuentra el salón en la escuela, en cuanto a salidas, campos de juego, salones de almuerzo, y baños?

- ¿Cuál es el nivel de amistad de los niños en el salón de clase y en la escuela?

- ¿Qué tipo de campos de juego y áreas de receso están disponibles para los niños? (por ejemplo, ¿Tienen un tiempo separado para el receso y un área de juego para este grupo de niños? ¿Que otros niños van a estar en el área de juego a la misma vez que el niño con necesidades especiales?)

Todos estos juegan un factor muy importante en el nivel de comodidad del niño en el ambiente escolar. Es recomendado el explorar las facilidades acompañado por el niño con mucha anticipación antes de que la escuela comience y se encuentre completamente llena de niños.


3. MAESTRA: La maestra es una de las partes más importantes del equipo de ayuda para el niño. Su participación en el caso particular de este niño, en su estilo de educación como por ejemplo el utilizar apoyos visuales, la voluntad, según sea necesario, de ajustar el material educativo presentado en el salón y de tener flexibilidad para aprender a cómo ayudar a su niño es una consideración fundamental. Es importante buscar una forma fácil de mantenerse comunicados diariamente (entre padres y maestro) y el evaluar la fluidez de información de parte del resto de personal de apoyo.

Estas son algunas consideraciones que usted debe tomar con el miembro clave del equipo de apoyo:

- La maestra de educación regular tiene que estar presente en todas las reuniones de plan de educación individual (IEP)

- Ocasionalmente se recomienda que éste o ésta asista a reuniones supervisoriales, en el hogar o en la clínica (si es que hay un programa fuera, a parte de la escuela para el niño).

- Padres y profesionales que trabajan con su niño o fuera de la escuela deben trabajar con las maestras para que sean una parte importante del grupo.

- Apoyando sus esfuerzos para ayudar en el salón de clases y en tareas necesarias para la colocación escolar apropiada del niño con necesidades especiales.

- Asistir en obtener el entrenamiento o materiales necesarios.

- Proveer apoyo continuo, sus ideas y soluciones cuando surja algún problema.


4. APOYO: El personal de apoyo de la escuela juega un papel muy importante en cuanto a la experiencia de la integración escolar. Estas personas importantes incluyen: asistentes en el salón de clase, recursos, el principal y el personal administrativo. Estas personas deben creer en la integración escolar para todos los niños en su momento correcto como parte del proceso educativo.

Todas estas áreas dependen una de la otra y no pueden desempeñarse por separado. Además de todo esto el niño tiene que haber sido completamente evaluado. Hay muchos artículos que señalan la importancia de la integración escolar. De todos los que yo he leído, todos han sido escritos con una inclinación hacia A) los niños de desarrollo típico (y sin tener distracciones adicionales incluyendo a los niños con necesidades especiales) y B) con la perspectiva de que cada niño debe ser integrado y punto – sin ningún tipo de excepciones. Para la integración ser exitosa se deben trazar planes por adelantado con mucho cuidado y hacerse evaluaciones para cada niño en particular. En este proceso, debe estar envuelto un equipo de expertos que conozca bien al niño y haya trabajado con e?ste.

La herramienta clave para el programa de un niño debe incluir una revisión de los siguientes:

- Un plan de conducta

Si el niño tiene algún problema de comportamiento trace un plan que indique la manera en que estos se van a tratar, defina como se registrara el progreso y problemas, y eduque al personal sobre cómo reducir o eliminar estos problemas con el tiempo.

- Apoyos necesarios para el niño, visuales o auditivos

Si el niño tiene problemas o fortalezas visuales o auditivas, es importante identificar las formas de utilizar esas fortalezas y trabajar con los problemas para que convertirlos en fortalezas.

- Preparación del niño en cuanto a todos los aspectos de su día escolar

Prepare a su niño yendo a la escuela juntos para visitar el salón y discutir cómo se va a desempeñar el día y aun más importante cuando es que mama o papa van a venir a recogerlos a la escuela.

- Historias sociales para tratar y hacer frente a nuevas situaciones

Prepare historias sociales (social stories) para situaciones que surjan y tengan que ser tratadas para asistir al niño en el en el ajuste típico de la educación.

En el momento en que un niño empieza ir a la escuela y la frecuencia en que este debe asistir son consideraciones que deben ser incluidas en este proceso. Quizá usted quiera empezar dejando ir a su niño a la escuela poco a poco con la meta de que termine yendo el día completo, los cinco días de la semana. A veces esto no es posible debido a las otras intervenciones y terapias que se estén llevando a cabo con el niño. Las consideraciones que se deben considerar son:

- Empezar la escuela:  Cuando el niño debe empezar (el primer día de clases, después del primer mes, etc.)

- La frecuencia en que debe atender a la escuela (por ejemplo, tres días por semana trabajando con la meta de que termine yendo los cinco días por semana por el día completo).

El fomentar un sentido de comunidad, conciencia y la participación paternal son claves durante el proceso de la integración escolar.  La escuela debe ser vista como una parte importante de la comunidad de su niño. Como parte del programa de su niño, deben ser incluidos la participación paternal en la organización de padres de la escuela (PTA), el salón de clase del niño, ayudando  al profesor, y en el Comité Asesor de Comunidad del Distrito (CAC) para la educación especial. El tiempo que usted pase en la escuela no sólo le ayudara primordialmente a su niño, sino también a su familia. Con estas consideraciones en mente, el planear y ejecutar la integración escolar puede ser más exitosa que el solo “probar la integración escolar” para su niño.

Estudio de un Caso

Esta es la historia personal sobre mi niño, Jeff. El fue diagnosticado con Autismo en septiembre del 1999, y pronto después con diagnósticos adicionales de Apraxia y problemas de procesamiento auditivo. Desde los dos años y medio, Jeff ha recibido miles de horas de ABA (Applied Behavior Analysis), terapias del habla y ocupacional y otras terapias intensivas como: FastForWord, Tomatis, terapia de habilidades sociales e intervenciones biomédicas para sus necesidades en particular. También, se le   adquirió a Jeff un entrenador auditivo (FM trainer) para dirigir sus necesidades de procesamiento auditivas en diciembre del 2003. Es también importante anotar que Jeff podía decir palabras a los 15 meses, las perdió y pudo hablar otra vez hasta que tuvo casi 5 años.

Cuando  Jeff tenía cinco años y medio, él comenzó a ir a Kindergarten en un SDC (clase de día especial – retraso del habla). Había siete niños y un maestro (que era un patólogo del habla), un ayudante para el salón de clases y un ayudante individual (1:1 aide) para Jeff.  Este fue un año muy duro para Jeff porque todavía  estaba aprendiendo a hablar, así como aprendiendo la estructura del salón de clase.  Estos conceptos y condiciones eran nuevos para él y la transición le resultó muy difícil. El había participado en un salón pre-escolar antes de comenzar en Kindergarten en el  SDC, pero esta fue su primera experiencia de educación durante un día completo.  Lentamente trabajamos con Jeff y él comenzó a disfrutar de la escuela, especialmente una vez que empezó a comprender lo que se esperaba de él.  En un período de dos meses,  Jeff se integró a las rutinas de su salón de clase, pero aun tenía muchos problemas de atención, conducta y con las actividades.

En 2004, Jeff pasó del SDC a un salón de educación regular para repetir el Kindergarten con un asistente personal (1:1 aide) y el próximo año paso? a primer grado en un salón de educación regular con un asistente personal. Estas experiencias han sido un sueño para nuestra familia y especialmente para Jeff.  Le encanta la escuela, sus maestros y tiene amigos que lo buscan.  Él esta prosperando y aprendiendo en estos ambientes de educación regular.

Cada mes, tenemos que pre-enseñarle a Jeff parte del currículo abstracto (por ejemplo, una reciente lección de cómo un huevo se convierte en una gallina.) Yo obtenía por adelantado parte del currículo pidiéndoselo al maestro y hacía copias para utilizar esta información en el programa para la enseñanza  en el hogar de Jeff y así poder  ensenarle algunos conceptos avanzados.

También incorporamos una modificación importante en el salón de clase: la utilización de un entrenador auditivo (FM trainer).  Para utilizar este aparato, se le coloca un pequeño micrófono al profesor y los asistentes,  y a Jeff se le coloca otro aparato que parece un audífono.  Esto demostró un aumento considerable en la capacidad de responder a preguntas más rápidamente y la capacidad de trabajar más independientemente.

En 2005, Jeff está integrado completamente en un salón regular de clase de primer grado. Los asistentes que trabajan con Jeff ven una considerable disminución en el tiempo que ellos tienen pasar apoyando a Jeff. Ha cambiado de 100% de dependencia de un asistente en Kindergarten SDC a  50% de dependencia en el salón regular de clase en el primer grado. A Jeff le encanta su rutina en la escuela. La escuela no lo es todo para Jeff.  Todavía existe su programa de aprendizaje en la casa incluyendo: ABA, terapia del habla y ocupacional, clases de habilidades sociales, y juegos con otros niños después de la escuela.  Fue un desafío el poner a Jeff en un salón de educación regular de Kindergarten. En nuestro IEP, nosotros básicamente pedimos que pusieran a Jeff con nuestros asistentes entrenados que lo conocían bien.  La mayor parte de nuestro equipo estuvo de acuerdo con nuestra sugerencia e hicieron las mismas en sus evaluaciones e informes  por escrito.  Les explicamos que evaluaríamos este proceso en 30 y 60 días para ver cómo él se estaba desempeñando y luego hacer decisiones de equipo en su IEP de trienio (triennial IEP) en noviembre del 2002. Todos en el equipo hicieron su voto: el conductista/supervisor, el patólogo del habla, el terapeuta ocupacional, su maestro de Kindergarten de SDC, el administrador de la escuela, el psicólogo de la escuela, y ambos padres.  La mayor parte del equipo concordó que Jeff estaba desempeñándose bien en Kindergarten, pero teníamos que mantener los otros servicios adicionales para ayudar con sus necesidades.   A fines de Kindergarten, ellos recomendaron que fuera a un salón de educación regular de primer grado – no una clase de educación especial SDC.  (Nota: sugerencias de salones de clase SDC de autismo y de retraso del habla fueron ofrecidos primero por el distrito escolar antes de que el Kindergarten en un salón de educación regular fuera presentado a todo el equipo).

Las una o dos veces al año cuando sé que Jeff no está enfermo pero presiento que va a tener un mal día  (llámele “intuición de madre”), yo lo mantengo en la casa. Creo que es una idea muy buena el escuchar a esta intuición. Estas ocasiones son muy raras. Por medio de estos presentimientos, nunca he recibido una llamada de la escuela pidiéndome que busque a Jeff debido a conductas negativas o a algún asunto relacionado.  Sólo puedo recordar a los asistentes diciendo que solo menos de una docena de veces en tres años, Jeff necesitó ser quitado de la clase debido a conductas inadecuadas por un máximo de 2-10 minutos y entonces al regresar estaba listo para aprender y para volver a reintegrarse como parte de la clase.

¿Podríamos haber logrado la integración escolar total desde el principio? No lo creo.  Debido a su diagnóstico y problemas relacionados, Jeff tenía problemas mayores de conducta, aprendimiento y atención, no podía hablar, y no era capaz de atender ni con un asistente personal.  Este proceso llamado la integración escolar fue tan duro. El proceso de preparación para poder lograr la integración escolar tomó miles de horas de ABA, terapia del habla y ocupacional, intervención biomédica, la instrucción de habilidades sociales, la facilitación de juego con otros niños, las consultas con profesionales y el rezar para conseguir comenzar y ayudar a Jeff a tener éxito. El objetivo era el prepararlo para que tuviera éxito.

Nadie sabe si Jeff podrá manejar bien el primer y segundo grado o más allá en este momento. Nosotros manejamos esto de día a día y de mes a mes.  Eso es el autismo y la miríada de otros trastornos.  Lo que si se? es que cada vez que retamos a Jeff, él se pone a la altura de las circunstancias. El también adora a sus amigos. Tenemos que darle la oportunidad y el apoyo apropiado para que el pueda tener éxito.  Yo continuaré ofreciéndole retos y esperare? que él tome esa oportunidad y nos demuestre sus capacidades.  Hay un equipo disponible para ayudarle – incluyéndome a mí, su mayor animadora.  Nosotros tomamos el tiempo para celebrar sus victorias y trabajamos juntos cuando surja algún asunto que necesite atención. Esto ha probado ser una combinación poderosa para promover su éxito.

Aunque me doy cuenta de que esta situación no es ideal y no funciona para todos los niños, si los cuatro grandes temas que mencionamos al principio lucen bien y el equipo que trabaja con su niño tiene la opinión de que el niño(a) está listo, la integración escolar merece una evaluación y un posible intento. Pero si usted no tiene los cuatro grandes temas antes mencionados completamente listos, la inclusión puede ser una pesadilla para todos los partidos implicados - en particular para el niño con necesidades especiales.

Las historias que he escuchado han sido estremecedoras.  Así como padres,  "los CEO" (Chief Executive Officer) de estos hijos maravillosos, tenemos que decidir cuándo tomar estas decisiones y seguir luchando hacia adelante. Y aún más importante es el saber cuándo hacer ajustes cuando las cosas no están marchando como nos gustaría o como se originalmente se habían planeado.  Es realmente importante tener un Plan A, Plan B, y C de opciones en caso de estos ser necesarios.  En algún momento las situaciones pueden cambiar y deben ser modificadas y ajustadas según las necesidades individuales de su niño.

Conclusión

Aunque la experiencia de todos en cuanto a la integración pueda ser perfecta, nuestra familia ha tenido la suerte de experimentar el lado bueno de la integración escolar.  Nuestra meta es continuar este proceso, siempre y cuando Jeff continúe aprendiendo del medio ambiente típico y regular. Jeff aprende más cada día y le encanta ser parte del ambiente de su escuela y la comunidad que le rodea.

Tags: , , , ,